ChatGPT, como su propio nombre indica, es un sistema de chat combinado con el uso de Inteligencia Artificial desarrollado por la empresa OpenAI que se ha hecho bastante popular este año. Las siglas GPT significan Transformador Generativo Preentrenado, que son una especie de redes neuronales artificiales que se han entrenado con grandes conjuntos de datos, y que son capaces de generar contenido similar al que creamos los humanos.  

Autopsia a tu privacidad en ChatGPT

Hablando en plata se trata de una IA entrenada para poder mantener conversaciones y contestar cuestiones, teniendo en cuenta que su conocimiento se limita hasta septiembre de 2021. Con lo cual, puedes preguntarle cualquier cosa de manera convencional, y si se encuentra dentro de la legalidad y el ámbito temporal definido, las entenderá y las responderá de manera coherente. Por poner ejemplos, puedes pedirle que escriba una canción, un guión para TikTok, un código, un trabajo de investigación, que te explique un evento histórico… 

Es capaz de dar respuestas muy completas y correctas, incluso con información exacta. No obstante, también es posible que cometa errores, y así lo hacen saber cuándo le preguntas. 

¿A PARTIR DE QUÉ EDAD SE PUEDE UTILIZAR? 

ChatGPT advierte de que su servicio no debe ser utilizado por menores de 13 años, y que en ningún caso almacenan información personal de menores de dicha edad. Además, avisan de que los menores que tengan más de 13 años deben tener el consentimiento de sus padres o tutores legales para utilizarlo. 

¿QUÉ DATOS UTILIZA SOBRE NOSOTROS Y PARA QUÉ? 

Los datos que obtiene ChatGPT sobre nosotros se pueden dividir en dos tipos: los que proporcionamos nosotros y los que reciben de manera automática al usar su servicio. 

Entre la información personal que proporcionamos podemos encontrar: 

  • Información de la cuenta: Cuando creas una cuenta para utilizar chatGPT tienes que proporcionar tu nombre, un número de teléfono que verificaran y un correo electrónico. Además, si usas la versión de pago también recopilarán información sobre la tarjeta de pago y el historial de transacciones. 
  • Contenido del usuario: cuando utilizas su servicio, recopilan la información personal que se incluye en la entrada de chat (la primera frase que le “dices”), la carga de archivos o los comentarios que proporcionas en el chat. Esto significa que pueden leer las conversaciones que mantienes con ChatGPT y todo lo que le proporciones. 
  • Información de comunicación: Si por alguna razón te pones en contacto con OpenAI por cuestiones relacionadas a ChatGPT, guardarán tu nombre, la información de contacto y el contenido de cualquier mensaje que les envíes. 
  • Información de redes sociales: OpenAI tiene páginas en sitios de redes sociales como Instagram, Facebook, Medium, Twitter, YouTube y LinkedIn. Cuando interactúas con sus redes sociales, recopilan la información personal que elijas proporcionar, como, por ejemplo, tus datos de contacto. Además, las empresas que alojan las páginas de redes sociales pueden proporcionarle a OpenAI información agregada y un análisis sobre su propia actividad en las redes sociales. 

Por otro lado, la información que reciben de forma automática es: 

  • Datos de registro: Consiste en la información que tu navegador envía automáticamente cuando utilizas chatGPT. Estos datos incluyen tu dirección de IP, tipo y configuración de navegador, la fecha y hora de tu solicitud y cómo interactúas en su sitio web. 
  • Datos de uso: Pueden recopilar automáticamente información sobre el uso de ChatGPT, como son los tipos de contenido que ves o con el que interactúas, las funciones que utilizas y las acciones que realizas, así como tu zona horaria, país, fechas y tiempos de acceso, agente de usuario y versión, tipo de computadora o dispositivo móvil y tu conexión de computadora. 
  • Información del dispositivo: Aquí se incluyen el nombre del dispositivo, el sistema operativo, los identificadores del dispositivo y el navegador que utilices.  
  • Análisis: Por último, también pueden utilizar una variedad de productos de análisis en línea que utilizan cookies para poder mejorar sus servicios y tu experiencia. 

Ahora bien, la pregunta del millón, ¿Para qué quieren esos datos?  

  • Para proporcionar, administrar, mantener y/o analizar sus servicios; 
  • Para mejorar sus servicios y realizar investigaciones; 
  • Para comunicarse contigo; 
  • Desarrollar nuevos programas y servicios; 
  • Para prevenir fraudes, actividades delictivas o usos indebidos de nuestros Servicios y para proteger la seguridad de sus sistemas, arquitectura y redes de TI; 
  • Para realizar transmisiones de negocios; y 
  • Para cumplir con obligaciones legales y procesos legales y para proteger sus derechos, privacidad, seguridad o propiedad, y/o los de sus afiliados, nosotros u otros terceros. 

Para terminar, es interesante saber que pueden utilizar nuestra información personal para analizar la efectividad de su servicio y otras finalidades similares, siempre que antes anonimicen nuestros datos. Es decir, primero tienen que asegurarse completamente de que no se puede identificar al titular de los datos en cuestión. Esto lo denominan información agregada o no identificada, y además de para analizar la eficiencia de ChatGPT, la usan para mejorar y agregar más funciones, realizar investigaciones…  

¿CON QUIÉN COMPARTE LOS DATOS? 

ChatGPT, según las circunstancias y el motivo, puede compartir estos datos con las siguientes partes: 

  • Vendedores y proveedores de servicios: Proporcionan información para poder realizar ciertos servicios y funciones como, por ejemplo, a proveedores de servicios de alojamiento, servicios en la nube o servicios de análisis…  
  • Transferencias comerciales: Si se encuentran involucrados en transacciones estratégicas, reorganización, quiebra, administración judicial o transición de servicio a otro proveedor, tu información personal y otra información pueden divulgarse en el proceso y transferirse a un sucesor o afiliado como parte de esa transacción junto con otros activos. 
  • Requisitos legales: Pueden compartir tu información personal, incluida información sobre tu interacción con sus Servicios, con autoridades gubernamentales u otros terceros  
    • si así lo exige la ley o si creen de buena fe que dicha acción es necesaria para cumplir con una obligación legal,  
    • para proteger y defender sus derechos o propiedad,  
    • si determinan que existe una violación de nuestros términos, políticas o la ley;  
    • para detectar o prevenir fraude u otra actividad ilegal;  
    • para proteger la seguridad, protección e integridad de sus productos, empleados o usuarios, o el público, o  
    • para protegerse contra cualquier responsabilidad legal. 
  • Afiliados: Pueden revelar información personal a sus afiliados, es decir, una entidad que controla, está controlada, o está bajo control común con OpenAI. No obstante, cuando esto pase, se regirán por las mismas reglas que establece esta política de privacidad que estamos analizando. 

Es importante ser consciente de que no ganan dinero vendiendo nuestros datos ni tampoco la usan para deducir las características de sus usuarios y crear un perfil, como hacen, por ejemplo, la mayoría de las empresas de anuncios o algunas redes sociales. 

¿DÓNDE Y POR CUÁNTO TIEMPO CONSERVAN TUS DATOS? 

No proporcionan información especifica sobre el tiempo que almacenan nuestros datos, únicamente utilizan la clásica frase en estos casos: “Conservaremos su Información personal solo durante el tiempo que necesitemos para brindar nuestro servicio, por razones de seguridad, fines comerciales legítimos o cumplir con obligaciones legales”, tampoco dan detalles sobre donde tienen sus servidores.  

Solo aseguran que tienen medidas técnicas razonables contra la perdida, uso indebido, acceso, divulgación, alteración o destrucción no autorizados. Aunque en internet, ninguna conexión está completamente segura. 

OTROS DATOS DE INTERÉS. 

ChatGPT se ha vuelto una de las IA más utilizadas y populares, se puede decir que sobre todo entre los jóvenes. En parte gracias a que los estudiantes lo están comenzando a usar en el ámbito académico, y no de manera precisamente ética. La aparición de esta IA está siendo un quebradero de cabeza para profesores, colegios y universidades, pues se está usando para hacer trabajos, deberes, PowerPoint, trabajo de fin de grado o máster y cualquier otro que se te ocurra.   

Esto se está traduciendo, según la jefa de producto de Turnitin (herramienta de detección de citas incorrectas y plagio) en una carrera de desarrollo de herramientas que detecten el plagio o el uso de una IA en un escrito o examen. 

No obstante, en nuestra humilde opinión, mejor que dedicarse a detectar su uso sería enseñarles a usarlo de manera correcta y no como un recurso de última hora para entregar una tarea a tiempo.  

CONCLUSIÓN: 

En pocas palabras, nuestras conversaciones con ChatGPT NO son secretas, pero tampoco venden nuestros datos ni hacen negocio con ellos, solo los usan para seguir entrenando sus IAs. Por otro lado, su uso despierta cuestiones importantes sobre privacidad, ética y educación en esta nueva sociedad digital que cada vez evoluciona más rápido. Con lo cual, se recomienda su uso como otra herramienta más, como un nuevo “Google” al que debemos adaptarnos, pero con consciencia de que todo lo que compartamos con este chat puede ser tratado por cualquiera de sus IAs o servicios. 

Puedes entrar en la política de privacidad de ChatGPT y comprobar todo aquello que hace con tu información y tus datos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *