Twitter es una aplicación o red social donde cualquiera puede compartir sus opiniones. Se creó en 2006, sólo dos años después de Facebook. Nació con la idea de compartir “¿Qué estás pensando?”, y al publicar tweets con cualquier tipo de ideas, información, vídeos y enlaces, los usuarios permanecen interconectados. Como usuarios se crea un perfil, con nombre, biografía y foto (todo opcional) y puedes dejar que te sigan y seguir a cuantos quieras.  

logo twitter/x

Los tweets aparecen en el feed, que se divide en el clásico “para ti” y “seguidos”. A un tweet se le puede retwitear y darle me gusta, así como contestarlo, citarlo u compartirlo dentro de la misma app o fuera. 

Actualmente, y desde hace tiempo Twitter ha evolucionado de manera que la gente, además de usarlo como red social, lo usa como medio para descubrir y buscar información, noticias, actualidad… Por lo que se puede entender que es como una especie de medio de comunicación o fuente de información. 

Esta versión de la Política de privacidad que vamos a analizar entrará en vigor el 29 de septiembre de 2023. 

¿A PARTIR DE QUÉ EDAD SE PUEDE UTILIZAR? 

Twitter, en su centro de ayuda y en sus preguntas frecuentes da respuesta a esta incógnita. ¿A partir de qué edad se pueden utilizar los servicios de Twitter? En primer lugar, aclaran que Twitter no está destinado a niños como tal, y que se requiere que para registrarte y crear una cuenta esa persona tenga al menos 13 años.  

En caso de que conozcamos a alguien que use Twitter y sepamos que tiene menos de la edad permitida, se puede denunciar a través de este formulario.  

¿QUÉ DATOS UTILIZA SOBRE NOSOTROS Y PARA QUÉ? 

Twitter recoge tres tipos de datos, y así los divide en su política de privacidad, en función de cómo los obtiene: 

 

1. Datos que proporcionan los usuarios. 

Son los datos necesarios para tener una cuenta y poder usar sus productos y servicios: 

Al crear una cuenta hay que proporcionar unos datos como el nombre de usuario, contraseña, dirección de correo electrónico o número de teléfono, fecha de nacimiento, idioma de visualización y los datos de inicio de sesión con terceros (si usas Google, por ejemplo, para entrar a Twitter). 

Si compartes tu ubicación en tus tweets o posts, o cargas tu agenda de contactos para encontrar personas que conoces en la aplicación, también recogerán esos datos. 

Si compras algún servicio, como Twitter blue, también almacenarán la información de pago incluyendo número de tarjeta, fecha de caducidad, código CVV y dirección de facturación.  

Asimismo, y en función de si prestas o no tu consentimiento, pueden recoger y usar información biométrica para mejorar la seguridad de tu cuenta.  

Por último, como novedad dentro de Twitter, pueden recoger y utilizar datos como tu historial de empleo, historial educativo, preferencias de empleo, habilidades y capacidades, actividad de búsqueda de empleo e interacción, etc, para recomendarte posibles empleos, para compartir con posibles empleadores cuando solicites un empleo, para permitir que los empleadores encuentren a candidatos potenciales y para mostrarte publicidad más pertinente. 

 

2. Datos que recogen al usar la app. 

Recogen datos sobre tu actividad en Twitter al utilizarlo, los cuales son: 

  • Posts y otros contenidos que posteas (incluyendo la fecha, aplicación y versión de Twitter) e información sobre tu actividad de transmisión (por ejemplo, Espacios), incluyendo las transmisiones que has creado y la fecha de su creación, tus listas, tus elementos guardados y las comunidades de las que formas parte. 
  • Tus interacciones con el contenido de otros usuarios, por ejemplo, tus reposts, tus me gusta, tus elementos guardados, tus respuestas, si otros usuarios te mencionan o etiquetan en contenidos o si tú los mencionas o etiquetas a ellos, así como las transmisiones en las que has participado (incluyendo tu historial de visualización, escuchas, comentarios, intervenciones y reacciones). 
  • Cómo interactúas con otros usuarios en la plataforma, por ejemplo, con las personas a las que sigues y las que te siguen, los metadatos relacionados con mensajes cifrados y cuándo usas los mensajes directos, incluyendo el contenido de los mensajes, los destinatarios y la fecha y hora de los mensajes. 
  • Si te comunicas con Twitter, por ejemplo, por correo electrónico, recogen datos sobre la comunicación y su contenido. 
  • Recogen datos sobre los enlaces con los que interactúas en la plataforma. 

Por otro lado, también recogen y almacenan datos relativos al dispositivo que utilizas para acceder a Twitter, incluyendo: 

  • Datos sobre tu conexión, como tu dirección IP, el tipo de navegador y datos relacionados. 
  • Datos sobre tu dispositivo y su configuración como, por ejemplo, el identificador del dispositivo y de publicidad, el sistema operativo, el operador, el idioma, la memoria, las apps instaladas y el nivel de batería. 
  • La libreta de direcciones de tu dispositivo si has decidido compartirla. 

Asimismo, pueden deducir tu identidad a través de los datos que recogen o reciben, por ejemplo, al acceder a Twitter sin iniciar sesión, pueden deducir tu identidad a raíz de todos los datos que recogen, junto con los datos que se asocian entre el navegador y dispositivos que uses. 

Por último, también recogen datos de registro del contenido que visualizas o con el que interactúas, incluso sin haber creado una cuenta o iniciar sesión en la app: Dirección IP e información relacionada; tipo de navegador e idioma; sistema operativo; página web de origen; horas de acceso; páginas visitadas; ubicación; operador de telefonía móvil; datos del dispositivo (incluyendo identificadores del dispositivo y de la aplicación); términos e identificadores de búsqueda (incluyendo aquellos que no se envíen como consultas); anuncios que se te muestran en Twitter; identificadores generados por Twitter; e identificadores asociados a cookies. También reciben datos de registro cuando visualizas, haces clic en o interactúas con enlaces en sus servicios, incluso cuando instalas otra aplicación a través de X. 

 

3. Datos que reciben de terceros.  

Cuando usas otros productos y servicios en línea, estos pueden compartir con Twitter datos sobre dicho uso. 

  • Socios publicitarios, desarrolladores y editores: Comparten datos con Twitter, incluyendo identificadores de las cookies de navegadores, identificadores generados por Twitter, identificadores dedispositivos móviles, datos de usuario con hash como, por ejemplo, direcciones de correo electrónico, datos demográficos o sobre intereses, y contenido visualizado o acciones realizadas en un sitio web o una app. 
  • Otros terceros, conexiones a cuentas e integraciones: Pueden recibir datos acerca de ti a través de terceros distintos de los nombrados arriba como, por ejemplo, de otros usuarios, desarrolladores y socios de Twitter que les ayudan a evaluar la seguridad y la calidad del contenido de la plataforma. 

 

Toda esta información se usa para distintos fines, y puede que al mismo tiempo un dato tenga distintas finalidades, y sea tratado de forma diferente con el mismo objetivo. Por lo tanto, lo más sencillo para entender el “para qué” sirven estos datos es atender a sus cinco finalidades principales: 

  • Prestar, mejorar y personalizar los servicios: El tratamiento de todos los datos que recogen se utilizan tanto para proporcionar el servicio de Twitter como para mejorar y personalizar los productos de modo que cada usuario tenga una mejor experiencia de Twitter, por ejemplo, mostrándole de manera personalizada contenido, sugiriéndote personas y temas a seguir… También, dependiendo de la configuración y del consentimiento que presten podrán usar tus datos para que los anuncios que te aparezcan dentro y fuera de Twitter sean “personalizados”, es decir, para saber qué te gusta y ofrecértelo. 

Un dato curioso a tener en cuenta es que pueden tratar los datos y la información que se encuentre disponible de forma publica en su aplicación para entrenar sus modelos de aprendizaje informático o inteligencia artificial, con lo que les proporcionamos aprendizaje para su tecnología de forma gratuita.  

  • Fomentar la seguridad: Los datos también se tratan para verificar tu identidad, la autenticación de la cuenta y la defensa frente a actividades fraudulentas, usos no autorizados y actividades ilegales. Esto también incluye investigar y hacer cumplir sus políticas y condiciones.  
  • Medir, analizar y mejorar los servicios: Se usan para medir y analizar la eficacia de sus productos y servicios y comprender como los utilizas para poder mejorarlos. 
  • Enviarte comunicaciones relacionadas con los servicios: Incluyendo comunicaciones relacionadas con las actualizaciones de productos, cambios en políticas y condiciones, así como si das tu consentimiento podrás recibir comunicaciones de marketing. 
  • Estudios: Por último, parte de los datos que compartes con Twitter o que éste recoge de tu actividad se utiliza para realizar estudios, encuestas, pruebas de producto, resolver problemas… 

¿CON QUIÉN COMPARTE LOS DATOS? 

Una vez sabemos qué datos tienen sobre nosotros y para qué los quieren, debemos saber con quién los comparten, en aras de conocer y proteger nuestra privacidad digital. Hay distintas formas de compartir datos dentro y fuera de Twitter: 

  • Cuando twitteas y compartes: Tu nombre de usuario y foto de perfil siempre está disponible para el público en general, sin necesidad de iniciar sesión. Luego, en función de si tu cuenta es privada o no, también se pueden compartir tus retweets y tus me gusta. Puedes enviar un tweet por mensaje directo o por una aplicación fuera de Twitter, de manera que se enviaría el contenido del tweet con tu contenido de usuario público. Esto no será posible si tu cuenta es privada, en cuyo caso solo podrá ver el contenido del tweet, así como tus seguidores, seguidos, me gusta y retweets la gente que permitas que te siga.  
  • Con terceros: Twitter comparte tus datos con terceros proveedores de servicios, como proveedores de servicios de pago, de alojamiento, de detección de fraudes… Con anunciantes, para obtener datos a partir de tus interacciones con ellos. Con terceros ajenos a Twitter, cuando por ejemplo solicitas compartir contenido de un tercero dentro de Twitter. Y, por último en este apartado, a través de las API, que permiten que el contenido de Twitter pueda estar disponible para su uso por sitios webs, apps, o terceros. Puedes aprender qué son las API y como las usan aquí. 
  • Cuando lo exige la ley, para evitar daños o cuando es de interés público: En este caso pueden conservar, compartir o utilizar tus datos si es necesario para cumplir con una ley o requerimiento judicial, velar por la seguridad de cualquier persona o por la integridad de la plataforma, explicar por qué se han eliminado contenidos o cuentas de la aplicación, abordar problemas de fraude o proteger sus derechos y bienes.  
  • Con entidades vinculadas a Twitter, para poder proporcionar sus servicios. No dan más explicaciones en este tema.  
  • Como consecuencia de un cambio de titularidad: Si se produce una fusión, adquisición o reorganización, venta de activos o procedimiento concursal se pueden compartir, transferir o VENDER datos. Es decir, pueden ganar dinero con los datos que les proporcionamos.  

¿DÓNDE Y POR CUÁNTO TIEMPO CONSERVAN TUS DATOS? 

Según el tipo de datos, Twitter los conserva durante distinto plazo: 

  • Conservan tus datos y el contenido de tu perfil mientras tu cuenta permanece activa. 
  • Por lo general, conservan otros datos personales que recogen cuando usas Twitter durante un máximo de 18 meses. 
  • Recuerda que el contenido público puede permanecer en otros lugares incluso después de que lo elimines de X. Por ejemplo, los motores de búsqueda y otros terceros pueden conservar copias de tus posts durante más tiempo, en función de sus propias políticas de privacidad, incluso después de que se eliminen o caduquen en X.  
  • Si suspenden tu cuenta, pueden conservar los identificadores que hayas utilizado para crear la cuenta (es decir, tu dirección de correo electrónico o número de teléfono) de forma indefinida, para evitar que infractores reincidentes creen nuevas cuentas. 

Hay que tener en cuenta que pueden conservar determinados datos durante más tiempo del que se especifica en esta política para cumplir requisitos legales y por razones de seguridad. 

En cuanto al sitio en el que almacenan estos datos, o donde tienen los servidores, en su política de privacidad no hacen mención alguna. 

OTROS DATOS DE INTERÉS. 

A continuación, analizaremos la configuración de privacidad/visibilidad de tu perfil:  

Como venimos diciendo, la mayor parte de la información del perfil siempre es pública, como tu biografía, localización, sitio web e imagen.  

Por otro lado, en ciertos campos de información de tu perfil sí que se puede configurar la visibilidad para que elijas quién puede ver esa información. Si al introducir la información no ves ninguna opción de visibilidad significa que esa información es pública.  

 

Las opciones de configuración disponibles son:  

  • Pública: esta información formará parte de tu perfil público, lo que significa que cualquier persona, en cualquier parte del mundo, podrá verla al instante. 
  • Tus seguidores: solo las personas a las que sigues y que te siguen pueden ver esta información en tu perfil. 
  • Personas a las que sigues: solo las personas a las que sigues y que te siguen pueden ver esta información en tu perfil. 
  • Seguimiento mutuo: solo las personas a las que sigues y que te siguen pueden ver esta información en tu perfil. 
  • Solo tú: solo tú puedes ver esta información en tu perfil. 

 

Si tienes menos de 18 años de edad y hasta que cumplas la mayoría de edad, la configuración de visibilidad de tu año de nacimiento se configurará en Solo tú por defecto. 

Ten en cuenta que Google y otros motores de búsqueda pueden indexar las palabras que escribes en tu perfil de Twitter o en tus Tweets públicos, de modo que tu perfil o tus Tweets pueden aparecer en los resultados de búsquedas que incluyan esos términos. 

Una de las polémicas más recientes es que Twitter ahora se llama X. Desde la compra de la plataforma por Elon Musk, han ido cambiando ciertos aspectos, aunque sin duda el que más se nota es este.  

Cambio de nombre, de logo, del emblemático tuit y del retuit por simples X, post y repost al uso como en el resto de redes sociales. Para la gran mayoría de usuarios acérrimos de Twitter Elon Musk está acabando con el sello de identidad de la plataforma, que es de las pocas que ha conseguido que su marca se convierta en un verbo y una forma de hablar.

 

Las notas de la comunidad tienen como objetivo crear un mundo mejor informado, tal como dice la propia plataforma. Por eso, se permite que las personas usuarias de Twitter puedan agregar contexto, información o datos reales y veraces a un tweet que sea potencialmente engañoso.  

En las notas no se pueden introducir ningún punto de vista o sesgo, ni pueden ser editadas o modificadas por el propio equipo de Twitter, lo que ha llevado en ocasiones a “correcciones” al propio dueño de la empresa Elon Musk en sus tweets, por ejemplo. 

Al aparecerte una nota de la comunidad en un tweet, como usuario de la red social puedes votar su la misma te parece útil o no y en función de las votaciones termina mostrándose al público o desechándose.  

Cualquiera puede inscribirse como colaborador cumpliendo algunos requisitos razonables: 

  • No tener avisos de violaciones de reglas de Twitter. 
  • Haberse unido al menos 6 meses antes a la red social. 
  • Tener un número de teléfono verificado.  

Para saber más sobre las notas de la comunidad puedes acudir aquí. 

  

CONCLUSIÓN: 

Twitter o X obtiene muchos datos de nosotros, incluso cuando accedemos al mismo sin tener cuenta o sin iniciar sesión. Sin embargo, al crear tu cuenta tienes distintas opciones de configuración y de visibilidad para decidir quién quieres que vea tu información, y siempre puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, cancelación, limitación y revocación de cualquier consentimiento que hayas prestado. Twitter puede ser mucho más que una red social si aprendes a utilizarla, puede convertirse en una especie de Wikipedia o en un periódico digital si sigues a las cuentas o perfiles adecuados.  

Solo tienes que usar la plataforma con conciencia y configurar adecuadamente tus preferencias de privacidad para hacer un uso seguro de la misma.

Puedes entrar en la política de privacidad de Twitter y comprobar todo aquello que hace con tu información y tus datos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *