WhatsApp es la aplicación de mensajería instantánea y red social más utilizada en España y una de las más usadas en el mundo. Te permite enviar mensajes, realizar llamadas o videollamadas de forma gratuita usando tu número de teléfono móvil. En esta aplicación se pueden hacer grupos, encuestas y compartir cualquier tipo de documento, foto o video de hasta 100 MB. Además, también tiene una función denominada “Estados” donde se pueden publicar fotos o videos cortos que desaparecen a las 24 horas, imitando Instagram, Facebook o Tiktok. 

Actualmente podemos decir que más que una aplicación o red social, se ha convertido en el medio de comunicación instantánea estrella, todos saben qué es WhatsApp y todos lo tienen instalado.  

Cabe recordar que es propiedad de Meta y se encuentra vinculado al resto de empresas del grupo. 

¿A PARTIR DE QUÉ EDAD SE PUEDE UTILIZAR? 

En cualquier país de la Unión Europea es necesario tener como mínimo 16 años para poder registrarte en WhatsApp y utilizar sus servicios. Hay que tener en cuenta que tanto crear una cuenta con información falsa como registrar una cuenta en nombre de otra persona menor de la edad permitida supone un incumplimiento de las condiciones del servicio de WhatsApp.  

Se hace bastante obvio que en nuestra sociedad cualquier persona que tenga un smartphone tiene WhatsApp instalado, con independencia de su edad. La única solución que brinda WhatsApp es reportar la situación a través de un correo electrónico o eliminar tú mismo la cuenta del menor, si es que está a tu cargo. 

Para ello, sigue los siguientes pasos: 

  1. Abre WhatsApp. 
  2. Toca el ícono de más opciones > Ajustes > Cuenta > Eliminar mi cuenta. 
  3. Escribe tu número de teléfono en formato internacional completo y toca ELIMINAR MI CUENTA. 
  4. En el menú desplegable, selecciona el motivo por el que quieres eliminar tu cuenta. 
  5. Toca ELIMINAR MI CUENTA. 

Al eliminar la cuenta, se borrará todo lo siguiente: 

  • Tu cuenta de WhatsApp. 
  • Tu historial de mensajes. 
  • Se te eliminará de todos tus grupos de WhatsApp. 
  • Se eliminará la copia de seguridad de Google Drive. 

¿QUÉ DATOS UTILIZA SOBRE NOSOTROS Y PARA QUÉ? 

Los datos que recopila WhatsApp varían mucho dependiendo de las funciones que hagamos uso como usuarios y los permisos que le concedamos en nuestro dispositivo. Sin embargo, aquello indispensable que todos proporcionamos y sin lo que no podríamos registrarnos siquiera es el número de nuestro teléfono móvil y un nombre de perfil, que no tiene por qué ser el real sino uno cualquiera a elección del usuario.  

Más allá de esto, los datos que proporcionamos como usuarios y que WhatsApp almacena es la siguiente: 

  • Contenido del usuario: Dentro del contenido que generamos al usar WhatsApp es importante señalar que las llamadas, mensajes o archivos multimedia que vayan incluidos se cifran a modo de protección para que ningún tercero, ni si quiera WhatsApp pueda acceder y ver su contenido. Los mensajes que enviamos y recibimos se almacenan solo en nuestro móvil, no en los servidores de WhatsApp, donde solo se guardan temporalmente de forma cifrada hasta que efectivamente se entreguen. En caso de que no lleguen a entregarse en el plazo de 30 días, se eliminarán también de los servidores de WhatsApp, por lo que ese es el plazo máximo de tiempo que guardan nuestros mensajes no enviados. Además, si decides compartir tus estados o tu ubicación (en tiempo real o no) con alguno de tus contactos, también se cifrará de extremo a extremo. El contenido que no se encuentra cifrado, y que por tanto puede ver WhatsApp es tu foto de perfil, datos de la sección de “Info”, y los nombres y descripciones de los grupos y comunidades a los que pertenezcas. 
  • Tus conexiones: Se almacenan los datos que proporcionas al sincronizar o importar los números de tu agenda de teléfono o dispositivo, así como los que pertenecen a aquellos contactos que no usan WhatsApp y aquellos que bloqueaste o te bloquearon.  
  • Al crear, unirte o recibir invitaciones a comunidades, grupos o listas de difusión se almacenarán estos datos, junto con las descripciones, la foto de grupo y la fecha de creación. 
  • Al contactar con el soporte técnico o cuando te comunicas con WhatsApp de cualquier manera, tanto los mensajes como tu información de contacto y cualquier otra información que resulte útil para resolver la consulta serán almacenados. Asimismo, también recopilan datos sobre cómo usas sus funciones, por ejemplo, las búsquedas que se hacen en el Centro de ayuda. 
  • Al registrar o iniciar sesión en WhatsApp, se envía un código por SMS o se realiza una llamada para verificar que el número de teléfono que has proporcionado es efectivamente tuyo. Esta información también se guarda.  

Por un lado, hay una serie de datos que se recopilan de forma automática: 

  • Información sobre el uso de sus servicios, incluyendo tu actividad, como interactúas, el tiempo y frecuencia de interacción, así como información sobre las funciones que usas dentro de la aplicación, las horas en las que usaste sus servicios, cualesquiera que sean y la última vez que actualizaste los datos de “Info”. 
  • Información sobre el rendimiento de sus servicios, como datos de diagnóstico y rendimiento, incluyendo archivos de registros, horas, mensajes o informes de error. 
  • Información sobre el dispositivo y la conexión: el modelo de hardware, el sistema operativo, el nivel de carga de la batería, la potencia de la señal, la versión de la aplicación que usas, el navegador, la red móvil, la conexión (datos móviles o Wi-Fi), el operador de telefonía móvil o el proveedor de servicios de internet, el idioma y la zona horaria y la dirección IP. 
  • Aunque no uses la función de ubicación, mediante la dirección IP y otros datos como los códigos de área del número móvil estiman cuál es tu ubicación general, como tu país. 
  • Datos sobre tu configuración en la app, tu configuración de privacidad y registros de cuándo aceptaste las condiciones, así como si activaste las notificaciones push y si deseas enviar mensajes temporales. 
  • Para verificar y conceder las autorizaciones pertinentes mientras usas WhatsApp (como cuando decides usar copias de seguridad cifradas y crear tu contraseña única), crean y almacenan códigos de autenticación, que constituyen una medida de seguridad para garantizar que solo tú accedas a tu cuenta. 

Por otro lado, WhatsApp también recibe información de ti que le proporcionan terceras partes: 

  • Datos que otros usuarios proporcionan sobre ti: 
    • Tu número de teléfono, si lo cargan desde contactos. 
    • Reportes de otros usuarios, a fin de identificar posibles infracciones de las políticas o condiciones de WhatsApp. 
  • Servicios de terceros: 
    • Al usar los servicios de WhatsApp en relación con servicios de terceros o productos de las empresas de Meta, pueden recibir información sobre ti por parte de ellos. Por ejemplo, al compartir un artículo de prensa con cualquier contacto. 

Por último, hay que tener en cuenta que cualquier mensaje, dato, información, imagen, audio, vídeo o archivo que compartas por WhatsApp con tus contactos, ya sean amigos o desconocidos, pueden ser guardados, reenviados o capturados en pantalla por aquellos que los reciben. Con lo cual, se debe actuar con responsabilidad y conciencia. 

Ahora bien, ¿Para qué quiere WhatsApp toda esta información?, es decir, ¿Para qué la utiliza?  

Principalmente, para poder operar, proporcionar, personalizar y respaldar sus servicios. Además, también usan ciertos datos para facilitarte administrar tu cuenta de WhatsApp en varios dispositivos cuando los vinculas y sincronizas. Asimismo, es necesario recopilar toda esa información para cuestiones técnicas, de protección y seguridad: por ejemplo, para controlar que los usuarios sean auténticos o para poder detectar un fraude. De la misma manera también se usan para estadísticas y análisis empresariales. 

No sin olvidar que también deben tratar y almacenar información para poder cumplir sus obligaciones legales o requerimientos judiciales.

¿CON QUIÉN COMPARTE LOS DATOS? 

Tanto WhatsApp como tú compartís información con aquellos con los que eliges comunicarte, así como información de terceros. Por ejemplo, cuando envías un contacto ya guardado (su número, nombre de perfil y foto de usuario en función de su configuración de privacidad particular). 

WhatsApp, por su parte, comparte información con terceros proveedores de servicios: 

  • Proveedores de tecnología de telecomunicaciones que le permiten enviarte mensajes por SMS o llamarte para verificar tu cuenta. Para poder proporcionar dichos servicios, estos proveedores reciben información de tu cuenta (número de teléfono) e información de acceso a la cuenta (códigos de verificación que te permiten verificar un número de teléfono o un dispositivo nuevo conectado a la cuenta). Los proveedores se encuentran en Suecia, Países Bajos, el Reino Unido y los Estados Unidos. 
  • Un proveedor de servicios de tecnología de seguridad del contenido que les ayuda a proteger la seguridad e integridad de los servicios por medio de la detección de materiales dañinos que luego priorizan y se someten al análisis de nuestros revisores. Para brindar estos servicios, el proveedor recibe determinadas imágenes a partir de reportes de usuarios (p. ej., imágenes), información de la cuenta (p. ej., foto del perfil) e información de tus grupos y comunidades (p. ej., foto del perfil de los grupos o las comunidades). El proveedor se encuentra en los Estados Unidos. 
  • Un proveedor de datos de ubicación que permite compartir tu ubicación o una ubicación cercana con otros usuarios de WhatsApp. Para poder brindar estos servicios, este proveedor recibe información de ubicación precisa (ubicación actual y otras ubicaciones que elijas en el mapa). Este proveedor actualmente se encuentra en los Estados Unidos. 

Además, al formar parte del grupo de empresas de Meta, WhatsApp comparte con ellos información de tu cuenta (número de teléfono), información sobre el dispositivo y la conexión (identificadores asociados con el mismo dispositivo o la misma cuenta, modelo de hardware, sistema operativo, versiones de la aplicación, código telefónico del país y código de la red), preferencias del usuario (registros sobre la aceptación de Condiciones y configuración del usuario), información sobre el uso (cuándo usaste WhatsApp por última vez y la fecha en la que registraste tu cuenta por primera vez, y la hora de las actividades) y tu información sobre soporte técnico y otros tipos de comunicaciones. Así como toda la información que recopilan sobre ti y que ya hemos nombrado anteriormente. 

¿DÓNDE Y POR CUÁNTO TIEMPO CONSERVAN TUS DATOS? 

Como todas las aplicaciones y redes sociales, tienen estipulado que los datos almacenados solo se guardarán durante el tiempo necesario para su finalidad. Más allá de esta afirmación genérica, los plazos de almacenamiento se determinan y difieren en función del caso y de la naturaleza de la información y el motivo por el que se recopila y se trata: 

  • Conservan tu información de cuenta y tus preferencias de usuario mientras tu cuenta está activa. 
  • Conservan la información de autenticación mientras tu cuenta está activa. 
  • En general, conservan las comunicaciones con el soporte técnico durante 30 días contados desde el día en que se ocuparon del problema o durante 90 días contados desde que recibieron la comunicación, lo que ocurra primero. 
  • Conservan los reportes de usuarios durante 90 días. 
  • Cuando se usan funciones opcionales, como por ejemplo cargar la agenda de contactos, solo se conserva la información mientras sea necesario. 

Sin embargo, cuando se trata de motivos legales, puede que se dé el caso en que conserven tu información a pesar de que la hayas eliminado: 

  • Para responder a una solicitud legal o cumplir con la legislación aplicable cuando tienen la obligación legal de retener información. Por ejemplo, como una orden de conservación o una orden de registro. 
  • Para tratar y resolver solicitudes y reclamos. Por ejemplo, en general, retienen la correspondencia relativa a solicitudes de interesados conforme al RGPD durante un año. 
  • Para litigios y asuntos regulatorios. Por ejemplo, conservan tu información cuando es razonablemente necesario por motivos relativos a una reclamación legal, como cuando somos objeto de una investigación regulatoria o tienen que defenderse en un procedimiento legal. 
  • Para asuntos relativos a la seguridad, la protección y la integridad de sus Servicios, y para proteger los derechos, las propiedades y los usuarios. Por ejemplo, conservan información cuando es necesario para investigar el uso indebido de sus servicios, como spam y otras experiencias negativas.

OTROS DATOS DE INTERÉS. 

Hay que tener en cuenta que, al igual que en otras aplicaciones, desinstalar WhatsApp no es lo mismo que eliminar tu cuenta. Por lo tanto, si solo eliminas la aplicación, se seguirán guardando todos los datos que recopilan sobre ti durante 120 días, por norma general. Si se cumplen esos días de periodo de inactividad en tu cuenta, esta se elimina de forma automática, sin notificártelo de ninguna manera. 

 

Si quieres usar WhatsApp y proteger tu privacidad al máximo, tienes varias opciones y funciones añadidas que pueden facilitarte en mayor o menor medida a controlar lo que compartes y con quién lo compartes. 

Puedes ajustar estas preferencias en: Ajustes > Cuenta > Privacidad. 

Desde ahí puedes decidir quién puede ver: 

  • Tu hora de última conexión. 
  • Si te encuentras en línea. 
  • Tu foto de perfil. 
  • El espacio de “Info”. 
  • Tus estados. 
  • Las confirmaciones de lectura o el doble tick azul. 

Entre las opciones puedes encontrar a la hora de configurar estos ajustes están: que las vea todo el mundo, con independencia de que esa persona se encuentre en tus contactos guardados, que solo puedan verlas tus contactos, incluso estableciendo excepciones entre ellos o que directamente no pueda verlas nadie. 

El “en línea” no tiene tantas opciones, solo puedes decidir entre que todos puedan verlo o que lo vean sólo los que permites que vean tu hora de última conexión. 

Además, también puedes decidir quién puede añadirte a grupos, si todos tus contactos o prefieres evitar que alguien tenga esa opción.  

Una de las últimas novedades en este sentido son los mensajes temporales. Puedes iniciar una conversación, o bien cambiar una ya empezada a este modo, que hace que los mensajes enviados y recibidos desaparezcan en un intervalo a elegir entre 24 horas, 7 días o 90 días. 

Por último, también tenemos la opción a la hora de enviar una foto o un video de que este solo pueda ser visto una vez al abrir el mensaje y luego desaparezca de la conversación, sin guardarse en el móvil del que recibe la foto en cuestión. Aun así, siempre se pueden hacer capturas de pantalla, por lo que no podemos dar por hecho que no se queden de alguna manera con ese archivo. 

CONCLUSIÓN: 

Sería, como mínimo, complicado vivir sin WhatsApp en el mundo en que vivimos a día de hoy ya que posiblemente sea la forma más rápida y sencilla de relacionarnos de manera directa a través de internet. Además, hablamos de una aplicación que se enorgullece de su cifrado de extremo a extremo, con lo cual, es cierto que tienen muchos datos de todos los usuarios, pero respetan “hasta lo posible” la privacidad de nuestras conversaciones y llamadas; y nos ofrecen multitud de ajustes de privacidad para que podamos controlar prácticamente todo lo que mostramos al resto de usuarios. 

Puedes entrar en la política de privacidad de WhatsApp y comprobar todo aquello que hace con tu información y tus datos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *