Bienvenido/a al área de recursos de eW;nk

Aquí encontrarás contenidos, en distintos formatos, que podrás visualizar y descargar para mantenerte informado/a sobre las últimas novedades relacionadas con internet y redes sociales y lo más importante, que identifiques que datos personales compartes cada vez que navegas y como gestionarlos con nuestra ayuda.

Estos contenidos están diseñados para perfiles como: Familias, adolescentes y perfil general, es por ello que te interesa conocer como puede repercutir o beneficiar la exposición de tus datos personales y los de tus hijos en esta era digital.

¿Qué tipo de recurso quieres ver?

Infografías/Guías

Infografías y más

Vídeos

Configuración control parental de Instagram

¿Qué es Zenly?

Configuración YouTube Kids

¿Qué es ChatGPT en 1 minuto?

Artículos de blog

10 contenidos que NO debes mostrar en Redes Sociales. Lo que la serie “YOU” de Netflix nos enseñó

En el peligroso mundo de las redes sociales, a menudo nos encontramos compartiendo detalles íntimos y momentos de nuestras vidas sin pensarlo dos veces. Sin embargo, al igual que en la serie «You» de Netflix, donde un acosador utiliza las redes sociales para espiar y manipular, hay ciertos contenidos que nunca deberíamos publicar. El protagonista Joe Goldberg, investiga a sus objetivos a través de publicaciones que han compartido en la red, esto desencadena una serie de obsesiones y llega a hacer todo lo posible para acercarse y engañar a sus víctimas. A continuación, te presentamos una lista de los 10 contenidos que deberías evitar en tus perfiles de redes sociales, inspirada en las lecciones que podemos aprender de esta cautivadora serie: 1. Detalles Personales Sensibles Al igual que Joe investiga a fondo a sus objetivos, evita compartir detalles personales sensibles como números de teléfono, direcciones o información financiera en tus publicaciones. Parece lógico pero a veces es fácil acceder a tu información, tu fecha de nacimiento, lugar de nacimiento o centro educativo donde has estudiando. 2. Ubicación Detallada Evita compartir tu ubicación exacta en tiempo real, especialmente si estás solo o en lugares desconocidos. ¿Has conocido a alguien por una app de citas? No le compartas ubicación en tiempo real si no lo conoces o es la primera vez que vais a quedar especialmente si estas solo o sola y te encuentras en lugares desconocidos o con poca gente. 3. Fotos de Menores A los padres les gusta compartir fotos de sus hijos, pero hay que tener cuidado porque en ocasiones no sabemos quien está detrás de la pantalla y debemos tener cuidado. Si queremos subir una foto de unos menores, debemos pedir permisos a sus padres y que estos den su consentimiento. 4. Fotos Comprometedoras En «You», Joe utiliza fotos comprometedoras para chantajear a sus objetivos. Sé consciente de las fotos que publicas y evita compartir imágenes que puedan ser malinterpretadas o utilizadas en tu contra. No mandes nudes a desconocidos o no muestres tu cara para que no se identifiquen contigo. 5. Detalles de Relaciones Personales Publicar fotos con tu pareja, padres o amigos en perfiles públicos hace que seas más identificable y te conozcan más. Intenta que las fotos la vean solo personas de tu confianza, ya que puedes facilitar el camino a los ciberdelincuentes. 6. Opiniones Extremas o Polémicas Los ciberdelincuentes pueden investigar sobre tus opiniones o creencias, evita compartir comentarios extremos o polémicos que puedan atraer la atención no deseada o generar conflictos innecesarios. Un ejemplo es Twitter, millones de comentarios desafortunados que pueden poner en evidencia a las victimas. 7. Información de Viajes Compartir planes de viaje detallados puede poner en riesgo tu seguridad personal. No compartas información sobre tus viajes hasta después de regresar para evitar posibles riesgos de seguridad. Te vas a la playa una semana y dejas tu casa sola, es la oportunidad perfecta que tienen los ladrones para entrar a robar… 8. Actividades Ilegales o Cuestionables Evita compartir actividades ilegales o cuestionables que puedan poner en riesgo tu identidad o incluso tu libertad. A demás, de identificarte como autor o autora de los hechos de un delito, puedes perder tu trabajo si tu jefe llega a verlo, piénsalo dos veces antes de subirlo en tus redes. 9. Fotos de Documentos Personales Compartir detalles de tus documentos financieros o de identidad puede acarrear consecuencias terribles. Los ciberdelincuentes están al acecho para robarte la identidad y el dinero. No se lo pongas fácil, no hagas público fotos que te identifique, protege tu identidad y seguridad. 10. Rutinas Diarias Publicar fotos en el gimnasio, de camino al trabajo o saliendo a pasear a la misma hora hace que seas predecible y vulnerable ante situaciones de acoso. No lo compartas con todo el mundo ya que puede pasar que uno de tus seguidores lo utilice con otros fines. En resumen, al igual que Joe utiliza las redes sociales para acechar a sus objetivos en «You», es importante ser consciente de los contenidos que compartimos en la red para proteger nuestra privacidad privacidad y seguridad. Mantén tus perfiles de redes sociales seguros y protegidos al evitar compartir información sensible o comprometedora. Recuerda que no sabes quien está detrás de la pantalla. Realiza un informe de huella digital para saber dónde están tus datos en internet y si se está haciendo un uso correcto de ellos. Descarga la aplicación Ewink para empezar a tener el control de tu huella digital.

Leer más »

Deepfake: El peligro en la privacidad digital

Lo que hizo Cruzcampo con Lola Flores se ha convertido en una moda al alcance de todos, simular la voz y las facciones de una persona con Inteligencia Artificial. Un arma de doble filo que si se utiliza mal, pone en jaque la privacidad y la integridad de las personas. ¿Qué es el deepfake? Deepfake también conocido como «medios sintéticos» son recreaciones que se generan con Inteligencia Artificial (IA). Es una técnica que se utiliza para crear vídeos o imágenes falsas en las cuales se manipula de manera realista el rostro de una persona para hacer que parezca que está haciendo o diciendo algo. Esta técnica se basa en algoritmos de aprendizaje automático, especialmente en el aprendizaje profundo (deep learning), para generar contenido multimedia que puede ser extremadamente convincente y difícil de distinguir de los medios auténticos. El término deepfake proviene de la combinación de deep learning y fake. Esta tecnología nació en la época de los 90. En 1997 se generó el primer video que simulaba el rostro y voz de otra persona, se llamó «Video Rewrite». En el aparece una mujer cuya voz y cara no le pertenecen, es considerado como el primer deepfake de la historia. Desde celebridades hasta políticos, cualquiera puede convertirse en el blanco de esta tecnología. Taylor Swift, el Papa Francisco o el expresidente Obama han sido victimas de usuarios que han manipulado sus rostros. Taylor Swift fue la última famosa en ser noticia al manipularse su imagen con contenido pornográfico. El contenido no consentido se difundió en redes sociales y generó un aluvión de criticas de los fan de la cantante. El expresidente Obama también fue usado en un vídeo donde aparecía él dando un discurso. El Papa Francisco también ha sido victima de innumerables imágenes que han sido manipuladas con la IA. Las Consecuencias para la Privacidad y la Huella Digital Aunque el deepfake puede parecer una herramienta últil para la creatividad y el entretenimiento, sus implicaciones en términos de privacidad y seguridad son profundamente preocupantes. ¿Cómo detectar un deepfake? Detectar un deepfake puede ser un desafío, ya que la tecnología detrás de estos vídeos falsos está en constante evolución y se vuelve cada vez más sofisticada. Sin embargo, aquí hay algunas señales y técnicas que puedes utilizar para identificar un posible deepfake: Aunque puede tener aplicaciones creativas y divertidas, también plantea serias preocupaciones éticas y sociales, ya que puede ser utilizado para difundir información falsa, manipular la opinión pública, o crear contenido pornográfico no consensuado, entre otros usos perjudiciales. La responsabilidad recae en todos nosotros para garantizar que la tecnología se utilice de manera ética y responsable, protegiendo así nuestra privacidad, nuestra integridad.

Leer más »

Autopsia a tu privacidad en Twitter/X

Twitter es una aplicación o red social donde cualquiera puede compartir sus opiniones. Se creó en 2006, sólo dos años después de Facebook. Nació con la idea de compartir “¿Qué estás pensando?”, y al publicar tweets con cualquier tipo de ideas, información, vídeos y enlaces, los usuarios permanecen interconectados. Como usuarios se crea un perfil, con nombre, biografía y foto (todo opcional) y puedes dejar que te sigan y seguir a cuantos quieras.   Los tweets aparecen en el feed, que se divide en el clásico “para ti” y “seguidos”. A un tweet se le puede retwitear y darle me gusta, así como contestarlo, citarlo u compartirlo dentro de la misma app o fuera.  Actualmente, y desde hace tiempo Twitter ha evolucionado de manera que la gente, además de usarlo como red social, lo usa como medio para descubrir y buscar información, noticias, actualidad… Por lo que se puede entender que es como una especie de medio de comunicación o fuente de información.  Esta versión de la Política de privacidad que vamos a analizar entrará en vigor el 29 de septiembre de 2023.  ¿A PARTIR DE QUÉ EDAD SE PUEDE UTILIZAR?  Twitter, en su centro de ayuda y en sus preguntas frecuentes da respuesta a esta incógnita. ¿A partir de qué edad se pueden utilizar los servicios de Twitter? En primer lugar, aclaran que Twitter no está destinado a niños como tal, y que se requiere que para registrarte y crear una cuenta esa persona tenga al menos 13 años.   En caso de que conozcamos a alguien que use Twitter y sepamos que tiene menos de la edad permitida, se puede denunciar a través de este formulario.   ¿QUÉ DATOS UTILIZA SOBRE NOSOTROS Y PARA QUÉ?  Twitter recoge tres tipos de datos, y así los divide en su política de privacidad, en función de cómo los obtiene:    1. Datos que proporcionan los usuarios.  Son los datos necesarios para tener una cuenta y poder usar sus productos y servicios:  Al crear una cuenta hay que proporcionar unos datos como el nombre de usuario, contraseña, dirección de correo electrónico o número de teléfono, fecha de nacimiento, idioma de visualización y los datos de inicio de sesión con terceros (si usas Google, por ejemplo, para entrar a Twitter).  Si compartes tu ubicación en tus tweets o posts, o cargas tu agenda de contactos para encontrar personas que conoces en la aplicación, también recogerán esos datos.  Si compras algún servicio, como Twitter blue, también almacenarán la información de pago incluyendo número de tarjeta, fecha de caducidad, código CVV y dirección de facturación.   Asimismo, y en función de si prestas o no tu consentimiento, pueden recoger y usar información biométrica para mejorar la seguridad de tu cuenta.   Por último, como novedad dentro de Twitter, pueden recoger y utilizar datos como tu historial de empleo, historial educativo, preferencias de empleo, habilidades y capacidades, actividad de búsqueda de empleo e interacción, etc, para recomendarte posibles empleos, para compartir con posibles empleadores cuando solicites un empleo, para permitir que los empleadores encuentren a candidatos potenciales y para mostrarte publicidad más pertinente.    2. Datos que recogen al usar la app.  Recogen datos sobre tu actividad en Twitter al utilizarlo, los cuales son:  Posts y otros contenidos que posteas (incluyendo la fecha, aplicación y versión de Twitter) e información sobre tu actividad de transmisión (por ejemplo, Espacios), incluyendo las transmisiones que has creado y la fecha de su creación, tus listas, tus elementos guardados y las comunidades de las que formas parte.  Tus interacciones con el contenido de otros usuarios, por ejemplo, tus reposts, tus me gusta, tus elementos guardados, tus respuestas, si otros usuarios te mencionan o etiquetan en contenidos o si tú los mencionas o etiquetas a ellos, así como las transmisiones en las que has participado (incluyendo tu historial de visualización, escuchas, comentarios, intervenciones y reacciones).  Cómo interactúas con otros usuarios en la plataforma, por ejemplo, con las personas a las que sigues y las que te siguen, los metadatos relacionados con mensajes cifrados y cuándo usas los mensajes directos, incluyendo el contenido de los mensajes, los destinatarios y la fecha y hora de los mensajes.  Si te comunicas con Twitter, por ejemplo, por correo electrónico, recogen datos sobre la comunicación y su contenido.  Recogen datos sobre los enlaces con los que interactúas en la plataforma.  Por otro lado, también recogen y almacenan datos relativos al dispositivo que utilizas para acceder a Twitter, incluyendo:  Datos sobre tu conexión, como tu dirección IP, el tipo de navegador y datos relacionados.  Datos sobre tu dispositivo y su configuración como, por ejemplo, el identificador del dispositivo y de publicidad, el sistema operativo, el operador, el idioma, la memoria, las apps instaladas y el nivel de batería.  La libreta de direcciones de tu dispositivo si has decidido compartirla.  Asimismo, pueden deducir tu identidad a través de los datos que recogen o reciben, por ejemplo, al acceder a Twitter sin iniciar sesión, pueden deducir tu identidad a raíz de todos los datos que recogen, junto con los datos que se asocian entre el navegador y dispositivos que uses.  Por último, también recogen datos de registro del contenido que visualizas o con el que interactúas, incluso sin haber creado una cuenta o iniciar sesión en la app: Dirección IP e información relacionada; tipo de navegador e idioma; sistema operativo; página web de origen; horas de acceso; páginas visitadas; ubicación; operador de telefonía móvil; datos del dispositivo (incluyendo identificadores del dispositivo y de la aplicación); términos e identificadores de búsqueda (incluyendo aquellos que no se envíen como consultas); anuncios que se te muestran en Twitter; identificadores generados por Twitter; e identificadores asociados a cookies. También reciben datos de registro cuando visualizas, haces clic en o interactúas con enlaces en sus servicios, incluso cuando instalas otra aplicación a través de X.    3. Datos que reciben de terceros.   Cuando usas otros productos y servicios en línea, estos pueden compartir con Twitter datos sobre dicho uso.  Socios publicitarios, desarrolladores y editores: Comparten datos con

Leer más »